icono-facebook         icono-instagram         icono-youtube

Hace apenas unos días, el Museo del Oro Quimbaya de Armenia recibió la visita de la comunidad indígena Kumba, proveniente de Río Sucio, Caldas. Sin embargo, un hecho hizo que la cotidianidad del encuentro tomara un nuevo rumbo.

Screenshot 20170411 172818Los Kumba, hombres y mujeres de rasgos muy característicos poseen las mismas trazas hereditarias de los Quimbayas, es decir son su descendencia directa. Cuenta la historia que una gran parte de la tribu indígena decidió el ocultamiento como forma de vida ante la ocupación evidente del ejército conquistador. Esa fue su estrategia y la mejor forma de conservar sus costumbres, su lengua, su cultura y sus más sensibles arraigos.

Durante más de cien años pudieron escapar del asedio colonizador. Todo su modus vivendi desapareció hasta creerse una civilización extinguida, pero poco a poco, camuflados entre otros grupos indígenas fueron aflorando hasta ser reconocidos como los Kumba Quimbaya.

Todos estos argumentos están sustentados en el libro: los Kumba Quimbaya: el ministerio del kirma, escrito por Guillermo Rendón G y Anielka Ma Gelemur y publicado en 2016 en la ciudad de Manizales, Caldas. Este documento fue apoyado por el Ministerio de Cultura a través del programa nacional de concertación cultural.

En sentido figurado, los Kumba estaban en su casa, estaban en el Museo del Oro Quimbaya, un verdadero templo a su memoria, a la historia de un sobresaliente grupo étnico que habitó estas vastas tierras.

Conocieron las salas de orfebrería y alfarería, visitaron sus jardines, su biblioteca infantil, su estructura en ladrillo a la vista y se maravillaron. Prometieron regresar para estar aún más cerca de sus raíces.

Descubre más...

Descubrirlos para enamorarse
15 maravillas que debes conocer del Quindío
Algo más que se destaca de ellos
Tesoros ocultos del Quindío
Jardín Botánico del Quindío

Sigue Viendo Mapatur