icono-facebook         icono-instagram         icono-youtube

Muchos los han catalogado pueblos de encanto, aunque pocos se han detenido a descubrir ese espíritu acogedor que esconden en sus esquinas, en los rostros de sus gentes o en sus paisajes urbanos.

Los municipios del Quindío son cercanos, afables y amañadores. De hecho, empezamos a palpar su magia en la voz cálida de sus habitantes, en sus sabores y en los colores típicos de sus casas.

Sin embargo, para que cada momento sea mejor aprovechado, en www.mapatur.com dejamos recomendaciones  artísticas de cinco poblaciones precedidas de datos de historia para que tenga el placer de sentir ese algo más que se destaca de ellos.

En Montenegro, al cacique Tacurrumbí se le conoce también como el Cacique Cuturrumbí.  Se trata de una efigie ubicada en la plaza principal que comparte  espacio con la figura del libertador Simón Bolívar. Se le recuerda como un gran guerrero frente a la dominación española y como un líder querido entre su comunidad. Es una de las dos únicas plazas de Quindío donde se rinde, a través de una estatua indígena, un homenaje a la cultura prehispánica.

En Filandia, los balcones desafían la estética para impresionar sin reparos. Como visitante no se IMG 0163trata solo de dar una caminada por las calles de la plaza principal sino avanzar hacia otras zonas cercanas de su casco urbano para descubrir uno de los elementos arquitectónicos de mayor valor cultural. Ver sus detalles, sus acabados, sus estructuras y su color es una tarea que le visitante no se puede perder en su paso por este municipio del norte del Quindío.

En Pijao, sus casas coloniales nos llevan al pasado para evocar una época de luces y color, un encuentro con la laboriosidad del hombre de antes, de la belleza de antes que permanece en el tiempo para hacer de las calles un museo y de las fachadas, un momento de admiración. Hay que recorrer el pueblo para descubrir estas maravillas.

En Calarcá, sus murales no son inferiores al aporte cultural que este municipio ha prodigado siempre. Entre las calles 24 y 30 se halla una estela de obras pictóricas que representan poetas de la ciudad, alegorías al Paisaje Cultural Cafetero y hasta las mariposas amarillas de nuestro premio Nobel de literatura, Gabriel García Márquez. En los muros florece el arte, pero también los admiradores que se apropian de sus miradas.

En Génova, las puertas de la iglesia San José tienen un tallado que las hace únicas en Colombia. Fueron traídas desde Italia sobre los años cincuenta y son de cobre. Para muchas personas pasan desapercibidas, sin embargo guardan una gran belleza y toda una historia por contar.

Cada municipio posee sitios que atrapan por su historia, por su aporte cultural o simplemente por su estética. Más adelante www.mapatur.com compartirá más lugares que hacen interesantes los pueblos del Quindío.

Descubre más...

Descubrirlos para enamorarse
Los Quimbayas de regreso a casa
Tesoros ocultos del Quindío

Sigue Viendo Mapatur